«

»

jun 29 2012

Las que nunca fallan

Los encuentros de cantineras se han sucedido poco menos que a tope este mes. Las de Anaka son de las que nunca fallan.

Se lo pasaron genial. Cantineras veteranas y jóvenes, todas cantineras, disfrutaron de lo lindo en el Casino de Anaka. Otro bonito prolegómeno festivo.Mañu de la Puente. DV. En esta ocasión, la fiesta fue para las cantineras de la Compañía del Barrio de Anaka, así como se ha escrito y como se lee. Y es que la expresión resulta más afortunada que la más habitual de ‘Compañía de Anaka’. Es lo que es.

Precisiones al margen y no por ello necesarias, os comento que las mozas de ese querido barrio irundarra -que en su día fue casi más importante que el mismísimo Irun- se lo pasaron pipa en su encuentro que hoy cobra trascendencia mediática. Ni más ni menos que el mismísimo día de San Pedro, otra fecha muy importante para quienes vivimos en clave irundarra-sanmarcialera.

General y Comandante, con María Inés Sánchez y Juncal Zabala.La reunión-cena fue en el Casino de Anaka, algo que ocurre de unos años a esta parte, por mucho que en tiempos se llevara a cabo en la sociedad Caza y Pesca.

Las organizadoras del evento, todas mujeres, cómo no, que es lo que toca. En esta ocasión, la martxita de las convocatorias, llamadas teléfónicas y confirmaciones corrió por cuenta de las ‘cuatro mosqueteras’. A saber: Juncal Recarte, Juncal Elizalde, Josebe Arretxe y Esther Arruabarrena. Son las sucesoras de aquellas que en tiempos se encargaron de la cuestión y que fueron ‘Siny’ Alberdi y Mari Carmen Isasa, dos auténticas luchadoras.

Pues nombradas algunas de las cantineras, pasemos al resto de las asistentes. Lugar de podio para la más ‘joven’ del elenco, porque así demuestra serlo. Es María Asunción Urchegui, que desfiló al frente de la Compañía en 1945.

Siguiendo por orden cronológico, en el 50 le tocó txanda a María Jesús Aramburu y en el 51 a Juncal Martiarena. Como se puede interpretar y como sucedió con las chicas de la Batería de Artillería, las referencias nominales sólo tienen que ver con las cantineras que asistieron al acto.

Miren Ercibengoa e Idoia Berra, cantineras de 2011 y 2012.Pasamos a 1954, con la ya mencionada Mari Carmen Isasa, que da continuidad a Juncal Zabala (1955), Juncal Michelena (1956) y Mari Carmen Larraza (1957), todas seguiditas y qué majas estaban. Mari Nieves Urchegui tuvo el honor de salir en 1961, antes que en el 62 lo hiciera María Inés Sánchez, que este año ha celebrado sus bodas de oro cantineriles.

Vamos a 1967 con Mari Carmen López y al 68 con Sofía López (¡jo!, casi Sofía Loren). En el 73 llega el turno de Juncal Recarte, con nueva lista de continuidad: María Esther Arrubarrena (1974), Josebe Arretxe (1975) y Juncal Elizalde, apellido de gran abolengo en Anaka, en 1976. Y llegan los años pares: Encarni Irazu, en 1978; Begoña Iglesias, en 1980; Gema Arandia, en 1982; y María Pilar Elizalde, en 1984.

Nos acercamos más a los tiempos que vivimos, para citar a Juncal Larraza (1987), Arantza Vázquez (1992), Nerea Ugarte (1993), Idoia Amantegi (1997), Idoia Lakasa (1998), Estibaliz Santesteban (2001) y Raquel Morate, mujer de ilustre apellido que brilló en 2003. Por cierto, el nuevo capitán, Agustín Morate, también estuvo en la cena.

Después, en 2004, salió mi colega y amiga Pilar Toro, que sabe muchísimo de periodismo y quizás aún más de fotografía. De hecho, eso se ve reflejado en alguna de las fotos de esta página.

Y párrafo dedicado a la cantinera de 2005, que no fue otra que Nerea Ansa, consagrada peluquera que además se ha hecho este año con el ‘oro’ al establecimiento mejor decorado con motivos sanmarcialeros. Y no es casualidad, porque el año pasado quedó segunda. Merece la pena una visita al escaparate peluqueril de la calle Joaquín Gamón.

Y terminamos con Ohiana Olazabal (2006), Amaia Lera (2007), Jone Zabala (2009), Ane Miren García (2010) y Miren Ercibengoa (2011), por la que tengo un afecto especial que data de años atrás.

Cierra la cantinera que mañana pondrá firmes a todos los soldados: Idoia Berra Olasagasti. No estuvo sola en la cena porque le acompañaron sus aitatxos: Iñaki y Mónica, lo mismo que su mozo, Iñaki Urzainki, que será cabo acompañante por un bendito día.

No faltaron a la cita las chicas de la Asociación Cultural Gordezan, como Ana Elizalde (secretaria), Leire Sánchez, Contxi Vergara, Nerea Itza y Pilar Zapirain. Tampoco el taxista jubilado que es Ramón Lasa. Él se encarga que las cantineritas veteranas no falten a la cena.

Cena que cocinó el popular Antonio López -del desaparecido ‘Bar Rincón’-, que contó con la ayuda de Pedro y Juanma ‘el papelero’. Tocó-amenizó Lázaro Errazkin.

También hubo regalos: unos guantes blancos de cuero para el general Iñaki Arruabarrena, que acudió con Javier Mitxelena y su Estado Mayor; el ramo de flores para Inés Sanchez, cincuenta años después; más flores y fotos para la cantinera de este año (Idoia) y ‘mini-alpargatas’ confeccionadas a mano por las chicas de Gordezan para todas las asistentes.

Una noche para el recuerdo.

Deja un comentario