Feb 27 2017

El general del Alarde tradicional de Irun tendrá un mandato de 8 años como máximo

La Junta del Alarde tradicional de San Marcial de Irun ha aprobado su nueva ordenanza en el que se detallan las figuras que lo componen, sus uniformes, las músicas y movimientos de armas, así como el régimen disciplinario

El general del pasado Alarde Tradicional de San Marcial de Irun. / DE LA HERAEUROPA PRESS. DV. IRUN. La Junta del Alarde tradicional de San Marcial de Irun ha aprobado su nueva ordenanza, que contempla un tope de ocho años para el mandato del cargo de general, y que, además, requerirá que “las compañías y unidades de participación restringida tengan que revisar sus respectivos Reglamentos de Régimen Interno”.

En un comunicado, la Junta del Alarde tradicional ha indicado que el documento se podrá descargar de su web en euskera y castellano.

Esta Ordenanza es un marco organizativo general del Alarde tradicional de san Marcial en el que se detallan las figuras que lo componen, sus uniformes, las músicas y movimientos de armas, así como el régimen disciplinario.

El documento recoge igualmente las competencias de la Junta de Mandos y la Junta del Alarde tradicional. La última Ordenanza del Alarde de San Marcial había sido elaborada por la Junta del Alarde en 1997 y ratificada por la Junta de Mandos en 2001.

En el nuevo documento queda delimitado el periodo de mandato del General del Alarde, que será de un máximo de ocho años (en dos mandatos), igual que los capitanes de compañía o jefes de unidad, concretándose además el proceso de elección de la figura del General, definiendo tiempo y plazos.

Además, todas las compañías de infantería dispondrán de dos alféreces, en lugar de uno o dos, en función de su tamaño, como hasta ahora. También se contemplan los incrementos de número en la composición de las unidades de participación restringida, destinados a generar una mayor rotación de sus miembros y una mayor participación en las mismas.

Respecto a la composición y estructura de los órganos de gobierno, se ha incrementado la participación de soldados y miembros de unidades de participación restringida en la Junta del Alarde y reducido el número de capitanes, manteniendo a los generales anteriores y a la representante de las cantineras como hasta ahora.